Crónicas de la cantera: Gran Festival de Escuelas de Rugby en Marbella

El pasado sábado, las categorías menores de la Escuela de Rugby del Ciencias Fundación Cajasol viajaron a la Concentración que organizaba el Marbella Rugby Club.
Un año más, el club marbellí dejó el listón altísimo e hizo pasar una jornada magnífica a los cientos de rugbiers desplazados desde todos los rincones de Andalucía a ese bonito enclave de la Costa del Sol.
En la categoría SUB-12, el Ciencias Rugby Sevilla acudió con tres equipos que se foguearon en numerosos encuentros de resultados diversos. Tras un inicio flojo, los distintos equipos fueron metiéndose en costura y nos regalaron grandes momentos. Pudimos además comprobar como empiezan a despegar algunos jugadores que hasta ahora estaban agazapados, vimos al cuerpo técnico probar distintas alineaciones y pudimos confirmar el gran momento por el que pasan equipos como Marianistas o Málaga. Fuera de carta, este último jugó un bonito y disputado partido contra nuestros dragones como postre de la jornada.
S12 18/02/2017 foto: Juan Carlos Ogazon

S12 18/02/2017
foto: Juan Carlos Ogazon

S12 18/02/2017 foto: Juan Carlos Ogazon

S12 18/02/2017
foto: Juan Carlos Ogazon

S12 18/02/2017 foto: Juan Carlos Ogazon

S12 18/02/2017
foto: Juan Carlos Ogazon

S12 18/02/2017 foto: Juan Carlos Ogazón

S12 18/02/2017
foto: Juan Carlos Ogazón

S12 18/02/2017 foto: Juan Carlos Ogazón

S12 18/02/2017
foto: Juan Carlos Ogazón

 

Por otra parte, la manada de SUB-10 inundó Marbella con la alegría que nos tiene acostumbrado y demostró el gran trabajo que está haciendo el equipo de entrenadores con este grupo. Los jugadores están cada vez más ordenados y cada vez van aprendiendo en los entrenamientos a utilizar más armas. Por ello pudimos ver como, a pesar de llevar cuatro equipos, todos dieron la talla. Qué espectáculo ver la alegría que desprenden los pre-benjamines y qué orgullo ver como en este equipo se van puliendo los diamantes de nuestra escuela, las joyas de la corona, algunas de las jugadoras que tal vez pasado mañana puedan formar el primer Ciencias femenino. ¡Está muy cerca! ¡¡¡Lo estamos viendo!!!
S10 18/02/2017 foto: Ramiro Moreno

S10 18/02/2017
foto: Ramiro Moreno

S10 18/02/2017 foto: Ramiro Moreno

S10 18/02/2017
foto: Ramiro Moreno

S10 18/02/2017 foto: Ramiro Moreno

S10 18/02/2017
foto: Ramiro Moreno

S10 18/02/2017 foto: Juan Carlos Ogazón

S10 18/02/2017
foto: Juan Carlos Ogazón

¿Y qué decir de nuestros Jabatos? Ver a los SUB-8 en acción es lo más parecido a observar un enjambre de avispas cuyo panal acaba de ser zarandeado… ¡Qué intensidad! ¡Qué velocidad! ¡Qué locura! ¡¡¡Qué maravilla!!!
S8 18/02/2017 foto: Carmen FerSan

S8 18/02/2017
foto: Carmen FerSan

El ritmo es vertiginoso, es difícil seguir las revoluciones de su juego, agota con solo mirarlos, pero ellos parecen no cansarse, ellos siguen subiendo la velocidad y no se cansan nunca!!! Es impresionante ver como Javi y Gerardo manejan el enjambre. Solo ellos saben distinguir a las avispas, porque desde fuera todas son iguales, todas tienen rayas y se mueven muy rápido… Los cambios son continuos, uno detrás de otro, todos juegan, descansan y aprenden. Todos los equipos son un mismo equipo.
Es siempre entretenido ver las florituras que hacen los campeones que hay en el grupo, pero lo es aún más ver cuando el enjambre se encuentra con un equipo que les aprieta, con un equipo ordenado, rápido y decidido como es el de Marbella, con un equipo que sabe limpiar rucks, sabe defender y mueve el balón. Ahí es cuando se dan cuenta de que los vuelos individuales son menos efectivos y es cuando se ven con la necesidad de buscar apoyo en los compañeros, de jugar en equipo. En esos partidos es donde un equipo aprende, crece y se hace grande. Nuestros jabatos se hicieron grandes, enormes. No están acostumbrados a recibir, así que los primeros golpes los dejaron aturdidos, pero supieron sobreponerse, defendieron cada vez mejor y jugaron cada vez mejor. Nos quedamos con muy buen sabor de boca, con ganas de volver a jugar contra ese equipazo que es Marbella y de ponérselo más difícil la próxima vez.
S8 18/02/2017 foto: Carmen FerSan

S8 18/02/2017
foto: Carmen FerSan

S8 18/02/2017 foto: Juan Carlos Ogazón

S8 18/02/2017
foto: Juan Carlos Ogazón

S8 18/02/2017 foto: Juan Carlos Ogazón

S8 18/02/2017
foto: Juan Carlos Ogazón

S8 18/02/2017 foto: Juan Carlos Ogazón

S8 18/02/2017
foto: Juan Carlos Ogazón

Y por último os dejamos con nuestros Linces, de los que en este momento no disponemos de imágenes pero quedan suplidas con la magnífica crónica de Rafael Ibañez que aquí os dejamos.

CRÓNICA de SUB-6

Este sábado fue especial para Dani y para nosotros, era la primera concentración y la primera vez que lo veíamos en acción junto a todos sus compañeros.
El día amaneció fantástico y llegamos justo con el resto de sus compañeros. No tardaron mucho en ponerse manos a la obra. Primer partido dirigidos por nuestro querido delegado Carlos y en la banda Armando ( padre de Pablo Barragán) con los cambios, un primer partido que ganamos con claridad, con una buena defensa y sobretodo con un gran jugador que apunta grandes maneras como es Carlitos.
Ya por fin se pudo incorporar el / entrenador, el retraso fue debido a la dificultad de parking de la zona. Ya bajo su dirección los chicos empezaron a calentar y hacer equipo.
Empezó El Segundo partido, muy complicado y por momentos la cosa no pintaba muy bien, pero a los chicos les dirigió su entrenador para poder ganar y solventar el duro partido.
En este momento se produjo un parón en el tiempo que hizo que se desconectaran gran parte del equipo, esto hizo que ya no volvieran con la misma intensidad ni concentración.
Y llego el tercer partido, contra el CRAP, un par de chicos de ese equipo parecían Sub 8, fueron imposibles de parar, aunque por el momento lo intentaron, el empuje de los dos figuras de ese equipo era demasiado para los chicos.
Y vino el cuarto, la mitad ya estaban desconectados pero lo intentaron con gran dirección, pero ya estaban un poco fuera todos.
Ya terminados los partidos oficiales, nuestro delegado monto un último para que los chicos los intentarán. El entrenador saco todo lo les quedaba dentro y pudieron ganar el último.
Fue un día genial, ver a esos chicos disfrutar, luchar, esforzarse, sufrir y celebrar no tiene precio.
Tienen seguro margen de mejora, ¿quien no? Pero debemos ser buenos padres y dejar que sea el entrenador el que los dirija y les inculque los valores de este deporte.
Un saludo a todos
Rafael Ibañez

 

#empujaciencias

Un padre de la expedición de jabatos escribió una crónica que se había quedado traspapelada y adjuntamos a continuación:

CRÓNICA de SUB-8

La IV Concentración de Rugby Gradual organizada por Trocadero Marbella Rugby Club el pasado 18 de febrero dejó abiertos muchos interrogantes sobre la deriva de las escuelas, probablemente conectada con el momento que vive el propio rugby senior.
La expedición partió desde la isla de La Cartuja a las 6:30 de la mañana y llegó al Bahía Park algo más tarde de las 10:30, con el tiempo justo para bajarse aprisa del autobús, embocar los protectores y disponer el “muro” sobre el campo. Como es habitual en los anfitriones marbellíes, todo estaba perfectamente organizado en un escenario idílico para la práctica del rugby infantil y la convivencia de los centenares de personas movilizadas.
Los colores científicos sub8 fueron defendidos por dos equipos muy equilibrados en cuanto a experiencia y edad. Los partidos constaban de un solo tiempo de 12 minutos con 2 dos minutos para el cambio de campo. Los primeros encuentros los disputaron nuestros jugadores contra el segundo equipo del TRCM, Estrecho, Marianistas y Málaga. Todos ellos se desarrollaron con fuertes acentos de diversión, emoción y deportividad, tal y como corresponde al juego de niños de 6 y 7 años. Solamente suscitó algo de polémica los reiterados placajes altos de un jugador malagueño que fue varias veces advertido por la árbitro y que finalmente salió del campo sustituido por el entrenador. Sin embargo, la atención de mayor intensidad la atrajo el duelo entre uno de los combinados azul y negro y el equipo de los jugadores marbellíes de más nivel. Ya desde el principio había una suerte de ambiente de derby algo enrarecido por la afluencia de público, los coros del fondo del campo y las belicosas arengas de los entrenadores del equipo local. Los doce minutos de juego fueron claramente dominados por el Trocadero Rugby Club Marbella. Limpiaban los rucks con ferocidad, marcaban posiciones estáticas para cada jugador y ejecutaban estrategias ensayadas, todo ello al límite de la legalidad. Nuestros técnicos plantearon, en vano, sus dudas sobre algunos episodios de los producidos sobre el cesped, pero fue respondido desde el otro banquillo con desdén aprovechando un arbitraje tibio. Efectivamente ganó el conjunto que había ido a ganar.
Acabados los partidos de grupo, la organización había programado unos, desde mi humilde punto de vista, incomprensibles cruces para proclamar un campeón. Añado el adjetivo incomprensible porque hay una norma no escrita en las concentraciones FAR de proponer la jornada como un encuentro festivo de rugby base que en esta ocasión se obvió. El TRCM se alzó con el laurel de campeones y nuestros chicos obtuvieron las dos plazas restantes de este podium prescindible.
Decía en la entrada de esta crónica que este viaje siembra algunas dudas. Una de ellas es si el concepto ganar en estas edades se refiere al resultado del marcador o al progreso psicofísico de aquellos que son el futuro de nuestro deporte; otra es si los responsables de educar a quienes aún son niños deben tener capacidad de autorregulación de corte ético o, por contra, las normas deben ser más claras y los arbitrajes más severos en vez de dar por descontada la inocencia de los pequeños jugadores porque todos sabemos que sobre la tierra en la que clavan sus tacos de goma, son lo que el entrenador quiere que sean. Y por último, si es que acaso no es esto sino producto de la capilaridad del fuerte empuje de profesionalización que se está produciendo en el rugby senior y que utiliza como escaparate el marcador para atraer y contentar a los patrocinadores.
Desde antes de las tres, la buena comida, la mejor charla y el juego infantil sustituyeron al barro para seguir practicando rugby, el otro rugby, el que nos une a todas las personas.
Manuel Flores Sánchez

 

Aprovechamos para agradecer a nuestros patrocinadores el apoyo que depositan en la Escuela de Rugby del Ciencias, sin el que sería difícil emprender aventuras como esta.

 

#empujaciencias