Gemma: es muy importante el buen descanso en verano

Gemma: es muy importante el buen descanso en verano

Terminó la larguísima temporada 2017-18. Seguramente, hasta ahora, la que más partidos oficiales se jugó, con el duro final de quedarse a sólo 9 puntos del ascenso. Ahora llega para el jugador el periodo de descanso, de desconectar de la competición para volver con las fuerzas renovadas en pretemporada. Hemos hablado con nuestra preparadora física, Gemma Sánchez sobre la importancia de tener unas buenas vacaciones.
– Gemma, ha sido una temporada exigente, extensa en el tiempo, con muchos partidos… ¿Cómo ha terminado el equipo?
Efectivamente, ésta temporada ha sido muy exigente. Mantenernos casi invictos en la liga nos ha hecho tener que exigirnos aún más, pero nos ha dado la seguridad de estar en play off. Los jugadores han tenido que apretar cada partido, jugar más minutos, la fase de ascenso, la dureza de Burgos, Les Abelles, la promoción con Hernani… ha hecho que acaben agotados. Aún así, no ha habido tantas bajas a nivel de lesiones, pero el desgaste físico es obvio cuando se juega a un nivel de exigencia un poco más por encima de lo habitual.
Por otro lado, los jugadores están contentos con el papel que han hecho, aunque siempre se puede mejorar… pero bueno, las circunstancias han sido así, y ellos han dado su mejor versión.
– Ya están de vacaciones. ¿El jugador desconecta totalmente?
No, jamás. El que se dedica a esto y tiene como hábito entrenar, jamás desconecta. Han tenido este mes para descansar, ver a familiares, disfrutar de amigos que se dejan a un lado cuando estas todos los fines de semana pillados, otros estudiar para exámenes, algunos con dolencias o lesiones están casi recuperados, etc. En definitiva, cargar pilas. Ahora se les presenta la previa a la pretemporada.
– ¿Cómo se tiene que cuidar un jugador de rugby durante el verano?
La alimentación es algo crucial para no bajar el rendimiento. En verano, se suele beber más de la cuenta, se come más veces fuera de casa y si no nos cuidamos esto hace que todo lo que hayamos hecho previamente para ganar condición física pues lo perdamos en poco tiempo.
Nada en exceso es bueno, lo cual, hay que cuidarse con cabeza pero sin dejar de ser feliz. Es necesario salir, divertirse y desconectar. Descansar bien para volver motivados, con ganas de comenzar la próxima temporada.
Como recomendaciones: no abusar de la carne, refrescos, bollería industrial, harina refinada, chacina con grasa, fritos, rebozados, alcohol… Hay mil maneras de cocinar los alimentos para que nos aporten sus propiedades en mayor medida, siempre se pueden sustituir los alimentos menos saludables. Las frutas y las verduras deben estar más presentes en nuestra dieta, hidratarnos más en esta época, comer más legumbres en vez de tanta carne… En definitiva, le damos más variedad a nuestros platos y nuestro cuerpo lo agradece.
– Los jugadores se van con deberes…
Si, se van con deberes: un plan físico y otro para sala de gimnasio. Tendrán que combinar ambas tareas, así como ejercicios correctivos para muchos de ellos.
Es una etapa para ganar movilidad, hipertrofia, mejorar la técnica de carrera y resistencia. La resistencia la trabajamos de manera intermitente, fraccionada, que se asemeja más a nuestro deporte a nivel de transferencia. La ganancia de movilidad, pues nos centramos más en las carencias generales del grupo, propongo ejercicios de movilidad de tobillo, cadera, zona dorsal y hombro, y por otro lado la estabilidad o control de articulaciones como rodilla, zona lumbar y zona escapular.
Todo ello combinado con un plan de gimnasio con ejercicios explosivos – olímpicos, core, tracciones verticales y horizontales así como ejercicios dominantes de cadera y rodilla. Con esto podemos ofrecerle a nuestros jugadores un plan completo de condición física, en el que puedan trabajar todos los grupos musculares importantes, enseñar a moverse mejor y que lleguen a la pretemporada en las mejores condiciones posibles.
– ¿Es importante llegar a la pretemporada en buena condición física?
Es ideal desarrollar la pretemporada con una cierta base solida de condición física. Puede marcar la diferencia frente a la temporada y si los jugadores se han planteado objetivos competitivos… pues no les queda otra.