La escuela en Lisboa

La escuela en Lisboa

Foto: Luis Cabelo

 

Tercera participación del Ciencias Cajasol en el Torneio de Direito, un festival muy especial que vuelve a subir el listón un año más y que se ha convertido en una de las principales citas del rugby base peninsular. Una organización impecable, un recibimiento exquisito, unas instalaciones únicas, nutrida participación, muchísimo color y, sobre todo, rugby… mucho rugby en estado puro.

 

CRÓNICA SUB-8. BARBARIANS
En abril de 1890 los equipos británicos habían acabado sus competiciones y, para celebrarlo, un grupo de amigos de distintos clubes se reunieron en un restaurante de Bradford, al oeste de Inglaterra. Uno de ellos propuso que se unieran durante los parones ligueros para crear un equipo formado por los mejores jugadores del momento (dentro y fuera del campo), sin ninguna barrera por nacionalidad, credo o raza, y posibilitar así que pudiesen jugar juntos, contribuyendo a reforzar la amistad entre los practicantes de este deporte sólo por el hecho de jugarlo. Así nació el mítico equipo de los Barbarians y hoy, 128 años después, continúa existiendo con la misma filosofía.
Al comentar a los organizadores del 3º Torneio Direito que el Ciencias no podía llevar a Lisboa suficientes jugadores para formar un equipo de jabatos, la propuesta de completar el equipo con niños de otros clubes formando un Ciencias-Barbarians no se hizo esperar y no pudo ser más acertada. ¡Gracias Direito!
El sábado, bajo las siglas de ese equipo, fue espectacular ver jugar a niños “sin ninguna barrera de nacionalidad, credo o raza, contribuyendo a reforzar la amistad entre los participantes de este deporte por el simple hecho de jugarlo”.
Los valientes Sub-8 que defendieron la C del Ciencias obtuvieron dos victorias, dos derrotas y un empate, pero eso fue lo de menos. Lo que de verdad obtuvieron fue un viaje legendario, muchos minutos de diversión jugando al rugby y una experiencia que no olvidarán. ¡Larga vida al RUGBY!
J.P. Oltra
 
CRÓNICA SUB-10. NUBES Y CLAROS
La cambiante climatología que nos acompañó durante la jornada del sábado en los terrenos de juego de Monsanto resultó un resumen muy ajustado de lo que vivimos en Lisboa el pasado fin de semana.
Comenzaba el desplazamiento con la cita a la una y cuarto en el aparcamiento de La Cartuja para después de la necesaria parada de avituallamiento, llegar a nuestro campamento en Lisboa  sobre las ocho de la tarde. Aunque la tarde era lluviosa no impidió que nuestros pequeños  científicos disfrutaran con el ajetreo del reparto y ocupación de los alojamientos e incluso el cumpleaños de Roberto en su cabaña. Más tarde, a la cama con el reglamentario ratito de risitas hasta caer rendidos.
Muy temprano nos pusimos en pie para dirigirnos a los campos de Direito y allí, tras la bulliciosa presentación de clubes y banderas, comenzamos el torneo. Disfrutamos con el estreno de un campo de césped artificial en magníficas condiciones que dan nota del nivel de inversión con el que cuentan nuestros hermanos lisboetas.
Tocaba acondicionarnos a unos cambios en dimensiones, número de jugadores y reglas que a estas edades comienzan a resultar incómodos para los nuestros. Esto, unido a la ausencia de algunos jugadores que habitualmente toman las riendas del equipo en cuestiones defensivas, junto con que como nos ocurre en numerosas ocasiones, saltamos dormidos, hizo que costase entrar en dinámica de juego con continuas salidas de lateral, desajustes defensivos y desorden en ataque de los nuestros.
No fue hasta el tercer encuentro cuando se logró poner en marcha la maquinaria. Un juego muy básico de nuestros contrincantes, con mayor intensidad que los nuestros, acciones no permitidas en nuestras reglas y la falta de espacio para desplegar nuestra rapidez a la mano nos dificultaba sobremanera para tomar la iniciativa de los encuentros. Tocaba adaptarse y aprender que habrá que ajustar nuestras acciones a lo que nos encontremos en cada ocasión.
Así transcurrieron varios partidos en los que las nubes fueron más que los claros. Pero es en la tempestad donde se aprende a navegar. En aguas calmas no se forjan los buenos marineros.
Tras la parada del almuerzo llegó lo más interesante de la jornada. Nuestros pequeños estaban cansados y comenzaron las excusas entre ellos a los ensayos que nos marcaban: dureza del contrario, reglas distintas y arbitraje sonaban como si fueran practicantes de otro deporte de balón. Ahí, Javi y Carlos aprovecharon la situación para explicarles que lo que les estaba pasando era parte fundamental de este deporte. Disfrutar incluso en la derrota por la satisfacción de haberlo dado todo. Canalizar su frustración en el campo esforzándose más aún y aprender que si todos volvían juntos sin dejar a ningún lesionado de consideración debían estar felices.
Finalmente, los padres hicimos el pasillo a nuestros campeones, entrenadores y delegados como agradecimiento a los nuestros.
Tras un interminable viaje de vuelta con llegada a Sevilla cerca de las 3 de la madrugada finalizó este desplazamiento con meteorología cambiante que, en mi opinión, ha sido de los que realmente servirán para el futuro de nuestros pequeños como jugadores y sobre todo como personas.
 P.D. Muchas gracias a todo el staff técnico y de delegados por su abnegada dedicación a nuestros pequeños guerreros.
Manuel Balleto
 
CRÓNICA SUB-12. DIVERSÃO DESENFREADA EM MONSANTO
El fin de semana vivimos una nueva fiesta en el Paraíso del Rugby que GD Direito regenta en el Parque Forestal de Monsanto. Este año había un nuevo campo, más espacio, más equipos y más público que en ediciones anteriores, pero todo estaba impregnado del mismo sabor refinado, la misma cortesía portuguesa y la misma sensación de bienestar de siempre.
Los benjamines partieron el viernes desde Sevilla y recorrieron el largo trayecto ya conocido, por tierras extremeñas, hasta las cabañas de Monsanto. Impagable el trabajo de la delegada y de los padres colaboradores que acompañaron a esta expedición que volvió a casa bien entrada la madrugada de la noche siguiente.
El sábado, tras madrugón, los benjamines participaron animosos en el imponente desfile de escuelas que había programado este año la organización y se dividieron después en los dos equipos que presentaba el Ciencias en esta categoría.
No llegó a encontrarse a gusto el equipo Azul salvo en momentos muy puntuales del torneo. En general no vimos la chispa de otras ocasiones y hubo derrota ante VRAC y ante CR Evora, equipo que iba de tapado y acabó llevándose la copa del Grupo Ascendum, en que también participaron São MiguelDireito y Agronomia. El torneo se les hizo muy largo a los azules, pero sin duda sacan de él mucha experiencia y localizan detalles que corregir para las próximas citas.
El equipo Negro participaba en el Grupo Europcar junto a CDULGalizaSt. Julian’s y otras formaciones de Agronomia y Direito. Aunque también perdió algunos partidos, salió siempre al campo con mucha decisión y nos hizo vivir muy buenos momentos. Se llevan también una grandísima experiencia de Lisboa, la cabeza muy alta y el orgullo de los hinchas que nos desplazamos a verlos.
Como colofón del torneo, disfrutamos de la final del “Concurso Chuto a os Postes”, donde el gran Carlos levantó el trofeo de ganador haciendo gala de su buen hacer al patear con la zurda. Enorme Carlitos dentro y fuera del campo… ¡como los Barbarians!
Nos fuimos a casa agotados, pero con la sensación de haber participado en un festival exclusivo, de haber sido tratados exquisitamente por unos anfitriones únicos y, sobre todo, con ganas de volver el año que viene.
¡¡¡Direito, Muito Obrigado!!!
J.P. Oltra

CIENCIAS TV. RESUMEN DEL TORNEO