Pequeña historia del sábado, 28 de abril, en la UPO

Pequeña historia del sábado, 28 de abril, en la UPO

El sábado 28 de abril se vivió una jornada muy emocionante para el Club con la consecución del Campeonato de Andalucía en las categorías de sub14, sub16 y sub18.
Dia de alegría, de convivencia, de entrega de medallas, etc.  pero de entre todas las situaciones que se vivieron en el campo de la UPO ese día, hubo una que merece ser contada pese a que pasara casi desapercibida, porque dice mucho de cómo debe de ser este deporte y todo lo que le rodea.
Los sub16 jugaban en la mañana contra el CDU Granada y uno de los jugadores del equipo no podía estar con ellos por una serie de problemas médicos que le van a hacer pasar el quirófano este verano. El jugador científico Manolo Merino, había sido convocado en todo caso para recibir su medalla y para algo más que no se esperaba.
A eso de las 12.30h, mientras Manolo observaba las evoluciones de los equipos de la cantera científica en el campo dela UPO, se le acercaron sigilosamente Manuel Mazo (entrenador del primer equipo) y Alejandro Díaz-Trechuelo (secretario dela Directiva del Club) para hacerle entrega de un balón del club y de la siguiente carta, que se transcribe a continuación, firmada por la Directiva y, lo que es más importante, por sus compañeros de equipo:
“Querido Manolo,
Queríamos enviarte esta carta desde la Directiva para pedirte que una vez se termine el curso y se solucionen los problemas médicos que van a interrumpir temporalmente tu actividad con el Ciencias, te pongas manos a la obra para recuperarte lo antes posible.
Por supuesto que esa recuperación debes hacerla siguiendo los consejos que te den los médicos, pero con la determinación y la capacidad de trabajo que tienen todos los jugadores de rugby como tú.
En TU Club te vamos a estar esperando y de entre todos, los que más van estar pendientes de tu vuelta son tus compañeros que acompañan esta carta con sus firmas.
Te queremos hacer entrega de un pequeño obsequio para que en aquellos momentos en los que no te apetezca hacer ejercicios de recuperación, tengas un aliciente más para trabajar duro.
Un fuerte abrazo.”
Fue un momento realmente emocionante para todos lo que intervinieron y que seguro servirá a Manolo a afrontar su intervención y recuperación con mucha fuerza.
Como se le dice en la carta, en el club le estamos esperando con los brazos abiertos para cuando esté en condiciones de volver.