Sub 14. Partido de lujo bajo la incesante lluvia

Sub 14. Partido de lujo bajo la incesante lluvia

La Universidad Pablo de Olavide fue el escenario del duelo fratricida entre los dos equipos del Ciencias Sub14, el sábado 10 de marzo, a las 11.30 horas, en un campo anegado por las lluvias de los últimos días. Fue una mañana fría, ventosa y lluviosa, en la que el A jugó como local y el B como visitante, ante un grupo de padres y madres que soportaron estoicamente las inclemencias meteorológicas.
Lo de menos fue el resultado: 34 a 0 a favor del Ciencias Sub14 A, con tres ensayos en el primer tiempo y otros tres y dos transformaciones en el segundo. Algo previsible dada la imbatibilidad del primer equipo de la categoría y el mayor nivel del mismo, aunque el segundo equipo plantó cara desde el minuto uno.
Comenzó sacando el equipo B, llevando el juego al campo contrario durante los primeros minutos del partido. Fue una lucha cuerpo a cuerpo al presentar los dos equipos la misma técnica y al no poder el equipo A realizar sus carreras habituales, dado que no podían agarrar los tacos por la lluvia que caía insistentemente y por el estado del terreno de juego.
Los dos equipos mantuvieron la intensidad a pesar del resultado, repartiendo el juego por todo el campo. Unas veces sobre la línea de 22 metros del A, otras sobre la mitad del terreno y otras sobre la línea de try del B. Ello, junto a la igualdad técnica, nos deparó un contacto más directo, para el disfrute del cuerpo técnico, de los padres y las madres y de los propios jugadores.
Balón muy escurridizo, defensas sobre la línea de marca salvadas in extremis por el B, potentes placajes de ambos equipos, rucks para montar las líneas de ataque, líneas defensivas bien organizadas, luchas por los balones arrastrando a jugadores por los charcos, melés muy igualadas que parecían patinar sobre el barro e inciertas touches por utilizar todos los jugadores las mismas consignas fueron algunas de las claves del partido.
El segundo tiempo comenzó con el saque del A, con la misma tónica del primer tiempo. Misma intensidad y mismas ganas del A por romper la línea defensiva y del B por alcanzar la zona de marca contraria a base de buscar las touches.
Los rugbiers anhelan un campo y unas condiciones climatológicas como se encontraron el sábado nuestros jugadores, lo que hace aún más grande a los dos equipos de la categoría que dieron todo en unas condiciones muy complicadas para unos niños de sub14. Por ello, vimos un partido de lujo, y todos los asistentes, y aún más los jugadores, lo pasamos en grande al ver cómo los dos equipos pasaban con nota la prueba de jugar en un campo anegado de agua y embarrado.
La lluvia desapacible durante el partido desapareció cuando este finalizó, lo que posibilitó un tercer tiempo bajo un agradable sol y, con ello, una magnífica jornada de convivencia para unir aún más, si cabe, a quienes formamos parte de la familia de sub14.
La próxima cita el 21 de abril, donde el Ciencias A jugará contra El Estrecho en la UPO y, el Ciencias B, contra el Marianistas de Jerez en tierras gaditanas.
Juan Carlos Escribano
Foto: Ángel Díaz