Sub 14. Rugby todo el finde

Sub 14. Rugby todo el finde

Tartessos de Huelva siempre dió la cara!
Comenzaba la liga un día soleado allá por el 21 de octubre de 2017, un día normal igual que cualquiera. Solo algo lo hacía diferente, jugaba el club en muchos puntos de España y jugaban nuestros Sub14, debía ser un gran día. La llegada al campo fue inminente ya que hablamos de vecinos. Solo llegar colaboramos con el armado y pintado del campo, allí hemos podido ver la humildad y simpleza de aquel entrenador de Tartessos, que siempre recordamos enfrentándonos desde que sus niños eran pequeños. Un tipo trabajador con su club y servicial con el visitante.
El partido comienza en hora y los puntos a favor de la zul no tardarían en llegar. Se probaron jugadores nuevos y veteranos, todos dieron la cara desde el principio. También lo hicieron en todo momento los onubenses pese a verse doblegados por un resultado abultado que no tiene relevancia. Lo que no pudimos realizar es nuestro objetivo, mantener nuestra zona de ensayo a cero, no pudo ser y tras una desconcentración nos llevamos 7 puntos en contra a casa para pensar.
Agradecer el esfuerzo de los padres, de ir acompañando el bus, de nuestra delegada que desinteresadamente trabaja 24h al día para toda una categoría. A veces me pregunto si algún día le llamaré y me atenderá su secretaria… Vaya tela lo que trabajan todas las delegadas del club!!! Alguno dirá qué pelota, no lo dudes, lo soy. Regla interna número 1 del rugby, siempre debes llevarte bien con tu delegada/o, si levantas la mano y ya sabe lo que quieres antes de decir algo, entonces es tu delegado.
Empezaba una ilusión y escuchaba a los padres hablar al término del partido, susurraban entre ellos, esa organización paralela que siempre está para cubrir todo aquello que surge de improvisto y no sabemos de dónde sale. Ya estaban preparando lo que sería en la postre del domingo, una batalla de rugby en toda regla!

 

La batalla de Guadiaro 22/10
Lo que vendría siendo un after de rugby de un sábado por la noche, sí sí eso. Domingo, 5:30 am, todos en pie que sale un bus al campo del Estrecho, y allí iban ellos…. 2 provincias, 7 partidos en menos de 24horas.
Llegamos al campo y la cara de los niños era la fiel imagen de: Ups! Esto va a doler!! Hoy tocaba bailar con la más fea, niños de 14-15 años, que al verlos creo que dije…¡¡¡Pero si son más altos y pesados que yo!!! Esto prometía metralla, en honor a nuestro gran entrenador Joaquín Camarero que no pudo acompañarnos.
Empezaron los partidos de menos a más, los contactos y placajes dolían más fuera del campo que dentro, se respirara buena tensión en los jugadores y la respuesta a cada embestida era un placaje aún más contundente. Pasábamos a semis y se complicaba un poco, nos tocaba ver un Tyson vs Holyfield, nos enfrentábamos al equipo inglés más fuerte y provocador de la tarde. Allí volaron los libros de reglamento, los placajes eran devoluciones a golpes desproporcionados y las provocaciones se vendían por docenas, pocas cosas iguales he visto yo en esto del rugby. Empezamos abajo 14-0 y la moral empezaba a dinamitarse, sobre todo físicamente pesaba. El segundo tiempo algo pasó…. Los científicos decidieron bailar, en vez de pelear, y el ritmo subió al punto de desconcertar y volver loco al rival. La tensión crecía y se llegó al 14-14. Se respiraba olor a ensayo en zona rival, pero se para el tiempo por agresión, tenemos penal a favor. Nuestros medios ¨el mago y el brujo¨ se encargaron de inclinar la balanza en una jugada con una delantera sublime y luchadora, 14-21. Los 13 héroes del campo más el apoyo de compañeros desde afuera, bastó para que en una escapada brillante de nuestro segunda línea, en una jugada de touche desde mitad de campo explicara al rival que los gnomos, venían a batallar! Hoy tocó ganar, pero nuevamente nos llevamos algo mucho más importante, la unión ante la adversidad, la agradable sombra de mi amigo, de mi club, el apoyo sin medida de los padres, y los lesionados a pie de campo pidiendo entrar. Un equipo numeroso pero lleno de ilusión…
Próxima parada ¨nuestro torneo¨. Torneo difícil por donde lo mires, seguramente nos bajarán a la realidad y dolerá, pero de eso se trata de estar preparados para la derrota, sin ser derrotados. La imaginación no tiene límites, si entrenas algo con inteligencia, romperás los límites de lo convencional y habrás creado tu propio mundo fantástico. El escenario perfecto para que de comienzo esa historia de fantasía épica que dejará a tus jugadores navegando en un mundo de posibilidades y soñar con sueños reales.
David Ruani