Sub 16B. Un partido bien jugado

Sub 16B. Un partido bien jugado

El pasado sábado 16, poco después de las 14.30 horas, bajo un sol totalmente veraniego, se celebró en las instalaciones de la universidad Pablo de Olavide, el partido entre el Ciencias Sub16B y el Marianistas de Jerez.

Con la mente puesta en el abultado resultado de la ida, los asistentes a este partido pronto comprobaron que nuestro equipo no era aquel, que había evolucionado considerablemente. El saque inicial correspondió al Ciencias, presionando a los jerezanos en su campo con placajes muy seguros hasta el punto de recuperar el balón, buscando la línea de touche para asegurar los metros ganados. A pesar de la distancia ganada, un fallo en la recepción provocó un robo y, tras una carrera que pilló desprevenida a nuestra defensa, llegó el primer ensayo con transformación (0/7).

Los científicos desplegaron un buen juego durante buena parte del primer tiempo, ganando prácticamente todas las touches, cambiando las trayectorias de los ataques, montando células y trabajando los rucks para intentar alcanzar la línea de marca. Pero las imprecisiones en los momentos decisivos y la buena defensa jerezana impidieron el ensayo para los locales y que los visitantes consiguieran llegar tres veces a nuestra línea de marca con dos transformaciones. El marcador indicaba al final del primer tiempo 0 a 26, que de ninguna manera reflejaba el buen juego desarrollado por el Ciencias.

En el segundo tiempo los locales salieron algo más relajados, encajando tres ensayos con transformaciones casi consecutivos, dejando el marcador en 0 a 47. En este punto del partido el Ciencias mostró su mejor juego, montando células que percutían contra la defensa sin posibilidad de ser frenado, lo que permitió dos ensayos muy trabajados con varias fases de juego sobre la línea de marca visitante (10/47).

Esta reacción incomodó a algunos jugadores visitantes hasta el punto de la expulsión de un jerezano con tarjeta amarilla, después de varios avisos, por protestas continuadas al árbitro. Tras esto sólo hubo tiempo para el último ensayo para Marianistas que dejó el marcador en un final 10 a 52.
El resultado no reflejó el juego del Ciencias, que plantó cara a un equipo superior con líneas bien montadas para llevar el juego hacia las touches, destellos de buenas percusiones y algunos placajes de gran nivel, lo que evidenció la evolución que indicábamos al principio de esta crónica.

La jornada de rugby acabó con un tercer tiempo de los de antaño, en el que padres, madres y técnicos de ambos equipos demostraron la buena convivencia ejemplo para otros deportes.

Juan Carlos Escribano

Fotografía: Gustavo Gallardo