NUESTRA HISTORIA

La dificultad de relatar los acontecimientos históricos por los que han transcurrido nuestro club desde sus comienzos en el año 1972, en la Facultad de Ciencias, estriba fundamentalmente en si elegir enumerar una serie de fechas, nombres y datos que por su relevancia han adquirido un especial significado a lo largo de la misma, u optar por enfatizar las ideas que hicieron posible el nacimiento y posterior desarrollo del club. Ambos criterios son válidos, pero quizás exista otra alternativa resultante de la fusión de las dos anteriores. Existen fechas, datos, nombres y existen ideas.

El nacimiento del Club Ciencias fue más que un propósito, una casualidad que surge de una charlas amistosas en las «mesas» de la Facultad de Ciencias, antigua Fábrica de Tabacos, lugar de ocio de los estudiantes que por sus «sobrados» conocimientos de las diferentes asignaturas optaban por aprovechar el tiempo en tan acogedor lugar y no perderlo en las clases. De tales, extensas en el tiempo, charlas solo  pudimos sacar una conclusión, que por ser única, no fue menos importante, ¿por qué no intentarlo?

Y lo intentamos y lo logramos, no sin esfuerzo. Éramos pocos en cantidad, pero los suficientes como para aportar esfuerzo, valores y humildad. Enumerar a estos primeros fanáticos no sería muy complejo aunque quizás algo extenso, por lo que estoy convencido que si nombramos a algunos los demás se verían perfectamente representados. Hablo de Juan Antonio Jaramillo, Salvador Florencio, Francisco Peña, Potolo o del primer presidente Gregorio Borrero entre otros. Hablábamos del juego, pero sobretodo de los principios por los que deberíamos regirnos, que afortunadamente se mantuvieron y espero se mantengan a lo largo del tiempo, principios tales como:

Respeto no solo a los compañeros de equipo sino también al rival. El contrario es necesario para poder jugar y es nuestro adversario porque ha nacido en otra ciudad o barrio, probablemente si fuesen nuestros vecinos formarían parte de nuestro club y, con toda seguridad, seríamos íntimos amigos.

Respeto a nuestra idiosincrasia, nuestra naturaleza andaluza, que proporciona unos valores muy especiales para la práctica del rugby. Probablemente nuestras características físicas adolezcan de ciertas facultades, pero debemos aprender a utilizar nuestros recursos para conseguir que todos los integrantes del club estén permanentemente satisfechos, pues son los mejores que pueden ser y eso es suficientemente para ser competitivos y para sentirse realizados no solo en el juego sino también en cualquier otro aspecto de la vida.

Nuestro reto será siempre dar a conocer nuestro deporte, cambiar la mentalidad de las personas que quizás por desconocimiento aún lo consideran violento e incentivar la idea constructiva de aquellos que piensan, bien por haber participado directamente, por haber entendido la filosofía del mismo o simplemente porque aún desconociéndolo tienen un margen de tolerancia tan amplio como para considerarnos normales.

Nuestra humilde contribución como Club al rugby siempre estará por llegar. Se trata de un camino sin retorno y sin fin, las cualidades positivas que transmite nuestro deporte constituyen todo un mundo tan apasionante que todo lo que podemos aportar es la búsqueda de las mismas y su potenciación posterior.

Y  lo prometido es deuda, es el momento de pasar al siguiente apartado, el referente a datos, fechas, nombres que por significancia han puesto al club en el lugar que le corresponde, pero sin olvidar que aún sabiendo que todo lo nuevo debe ser mejor, es ley de vida, es necesario comprender que lo viejo fue nuevo en su momento y hay que valorarlo en su justa medida.

Juan Antonio Arenas Posada, socio fundador.

La dificultad de relatar los acontecimientos históricos por los que han transcurrido nuestro club desde sus comienzos en el año 1972, en la Facultad de Ciencias, estriba fundamentalmente en si elegir enumerar una serie de fechas, nombres y datos que por su relevancia han adquirido un especial significado a lo largo de la misma, u optar por enfatizar las ideas que hicieron posible el nacimiento y posterior desarrollo del club. Ambos criterios son válidos, pero quizás exista otra alternativa resultante de la fusión de las dos anteriores. Existen fechas, datos nombres y existen ideas. El nacimiento del Club Ciencias fue más que un propósito, una casualidad, que surge de una charlas amistosas en las "mesas" de la Facultad de Ciencias, Antigua Fábrica de Tabacos, lugar de ocio de los estudiantes que por sus "sobrados" conocimientos de las diferentes asignaturas optaban por aprovechar el tiempo en tan acogedor lugar y no perderlo en las clases. De tales, extensas en el tiempo, charlas solo  pudimos sacar una conclusión, que por ser única, no fue menos importante, ¿por qué no intentarlo? Y lo intentamos, y lo logramos, no sin esfuerzo, éramos poco en cantidad, pero los suficientes como para aportar esfuerzo, valores y humildad. Enumerar a estos primeros fanáticos no sería muy complejo aunque quizás algo extenso, por lo que estoy convencido que si nombramos a algunos los demás se verían perfectamente representados, hablo de Juan Antonio Jaramillo, Salvador Florencio, Francisco Peña, Potolo o del primer presidente Gregorio Borrero entre otros, y hablábamos del juego, pero sobretodo de los principios por los que deberíamos regirnos, que afortunadamente se mantuvieron y espero se mantengan a lo largo del tiempo, principios tales como: Respeto no solo a los compañeros de equipo sino también al rival. El contrario es necesario para poder jugar y es nuestro adversario porque ha nacido en otra ciudad, o barrio, probablemente si fuesen nuestros vecinos formarían parte de nuestro club y, con toda seguridad, seríamos íntimos amigos. Respeto a nuestra idiosincrasia, nuestra naturaleza andaluza, que proporciona unos valores muy especiales para la práctica del rugby. Probablemente nuestras características físicas adolezcan de ciertas facultades, pero debemos aprender a utilizar nuestros recursos para conseguir que todos los integrantes del club estén permanentemente satisfechos, pues son lo mejor que pueden ser y eso es suficientemente para ser competitivos y para sentirse realizado no solo en el juego sino también en cualquier otro aspecto de la vida. Nuestro reto será siempre dar a conocer nuestro deporte, cambiar la mentalidad de las personas que, quizás por desconocimiento, aún lo consideran violento, e incentivar la idea constructiva de aquellos que piensan, bien por haber participado directamente, por haber entendido la filosofía del mismo, o simplemente porque aún desconociéndolo tienen un margen de tolerancia tan amplio como para considerarnos normales. Nuestra humilde contribución como Club al rugby siempre estará por llegar, se trata de un camino sin retorno y sin fin, las cualidades positivas que transmite nuestro deporte constituyen todo un mundo tan apasionante que todo lo que podemos aportar es la búsqueda de las mismas y su potenciación posterior. Y  lo prometido es deuda, es el momento de pasar al siguiente apartado, el referente a datos, fechas, nombres que por significancia han puesto al club en el lugar que le corresponde, pero sin olvidar que aún sabiendo que todo lo nuevo debe ser mejor, es ley de vida, es necesario comprender que lo viejo fue nuevo en su momento y hay que valorarlo en su justa medida. Juan Antonio Arenas Posada, fundador y aficionado. A continuación se pone lo que viene en la web del club
ciencias rugby sevilla historia 2

Nuestro club se funda en el año 1972 en la facultad de Ciencias de la Universidad de Sevilla, de ahí su nombre. En su primer año de existencia, el equipo sólo participó en competiciones universitarias y en la Copa Federación Provincial, de la que se proclamó campeón. En 1973 se inscribió en la Federación Española de Rugby y empezó a participar en la Liga Regional. En la temporada 74/75, el Ciencias logró el subcampeonato en la Copa Provincial de Sevilla y la tercera plaza en el Trofeo Club Pineda. El siguiente año disputó el ascenso a Primera, siendo eliminado por el Valencia R.C, y en esta misma temporada, la 1974/75, el club inicia la creación de las categorías inferiores con los equipos de juveniles y cadetes.

En 1977, el Ciencias inicia su andadura como equipo federado, desligándose de la facultad. Ese año, precisamente, el sistema de competición nacional se divide en cuatro zonas geográficas con la disputa de una fase final entre los campeones. El equipo se proclamó campeón del Grupo Sur de Andalucía en la temporada 1979/80, mientras que ocupó la primera plaza entre 1980 y 1983, campaña en la que se consiguió el ascenso a Primera Nacional. En esta competición fue segundo en la temporada 1983/1984, quinto en la 1984/1985 y tercero en la 1985/1986. El 21 de febrero de 1988 consiguió el ascenso tras redondear una magnífica temporada imponiéndose a Industriales por 33-6 en Chapina. Se convirtió en el equipo revelación en la temporada 1988/1989 y su ascenso ponía fin a una década sin presencia andaluza en la máxima categoría del rugby nacional.

CIENCIAS RUGBY SEVILLA HISTORIA 7

En la temporada 91/92 se inicia el patrocinio del Monte se consiguieron grandes éxitos. Desde esta etapa hasta el día de hoy el equipo ha permanecido en la máxima competición nacional con la excepción de algún descenso rápidamente rectificado y adornando su andadura con varios títulos nacionales, ibérico y copas del Rey así como con algunos títulos nacionales en categorías inferiores.

Desde hace algunos años, la cantera del club es conocida por su trabajo y comportamiento en todo el territorio nacional y es el orgullo de cualquier miembro del Ciencias.

Desde que Bosco Abascal, figura del equipo a mediados de los ochenta, se convirtió en uno de los pilares de la selección española, muchos jugadores de nuestro club han vestido la camiseta nacional. Prácticamente en ninguna temporada, ni siquiera en las que el equipo ha estado en División de Honor B, han faltado jugadores científicos en la selección absoluta: los hermanos Torres Morote, Alejandro Miño, hasta Lea Fernández-Aramburu o Jesús Recuerda que han sido capitanes de la selección, y Chema Bohórquez, que con 35 “caps” es el jugador más internacional de la historia del club. Unos cincuenta jugadores han representado a España en categoría absoluto, en XY y VII, e incluso hemos contado con dos mundialistas, en las personas de los uruguayos Leo de Olivera y Diego Aguirre.

La etapa más gloriosa de este club tuvo lugar a principios de los años 90. Entre 1992 y 1996, el club ganó sus títulos más importantes, dos ligas de División de Honor, tres Copas de S.M. el Rey y una Copa Ibérica, en la que ganó al campeón portugués el Cascais Rugby en 1995. En el la temporada 07/08 subcampeón de Liga Renfe. Y un par de subcampeonatos en los que la liga se escapó. Hay que añadir también una quincena de copas de Andalucía, competición que prácticamente ha sido un monólogo azulino desde que se comenzó a disputar.

Destacan también los dos campeonatos nacionales y un subcampeonato en la categoría juvenil y un título en alevines.

En la modalidad de Seven también se ha conseguido el título nacional tras ganar las series nacionales en su segunda edición.

TEMPORADA 1991/1992. CIENCIAS vs GUERNICA
VIDEO CONMEMORATIVO 20 ANIVERSARIO COPA IBÉRICA
TEMPORADA 1993/1994. CIENCIAS vs GETXO
TEMPORADA 2015/2016. CIENCIAS vs CAU VALENCIA. FINAL DHB
TEMPORADA 2016/2017. PARTIDO INAUGURAL DH EN EL ESTADIO OLÍMPICO
TEMPORADA 2019/2020. CIENCIAS vs BATHCO. FINAL DH