Sub16A. Trabajada victoria ante un duro y muy ordenado CR Málaga

Sub16A. Trabajada victoria ante un duro y muy ordenado CR Málaga

Tercera jornada de liga competición que enfrentaba en el campo de la Pablo de Olavide a un Ciencias, segundo clasificado igualado por el liderato a puntos con el CAR, y al Club de Rugby Málaga penúltimo de la tabla clasificatoria. Se antojaba “facilón” el partido viendo a priori la situación en la tabla de ambos contrincantes, pero como de costumbre, y sin sorpresa, partido trampa para los infantiles del Ciencias.
Mañana soleada, temperatura suave, y terreno de juego en buenas condiciones, que hacía presagiar un rugby dinámico y rápido, propio de los nuestros. Me encantó Málaga, su orden continuo durante los 70 minutos, su disposición, su esfuerzo, su entereza y nula bajada de brazos hasta el pitido final. En definitiva un gran equipo, y un gran rival cuya posición actual en la tabla no responde bajo mi punto de vista al trabajo presentado. Plantó cara, y gestionó el encuentro hasta el punto de contagiar de su juego a un Ciencias por momentos denso.
Los eruditos de este deporte, afirman que el éxito de un equipo y el desparpajo de su rugby, se basa fundamentalmente en un concepto muy básico y muy simple, pero a su vez infinitamente complejo de asimilar: la continuidad. Nos tenían muy bien estudiados los entrenadores de Málaga, que eran conscientes del potencial de nuestros delanteros, y de su vinculación siamesa con su potentísima línea de tres cuartos. Así, para contrarrestar nuestro juego, tenían preparada una excelente defensa con dos líneas muy ensambladas, evitando de este modo la continuidad entre nuestros 8 y sus 7, que les dio un magnífico resultado. Fruto de este entramado, un rugby practicado en la línea divisoria hasta el minuto 9, cuando llegó la primera rotura de líneas.
Una delantera con mucho peso de Málaga aguantó lo indecible, y su fuerte que lo tienen en la línea de tres cuartos placó lo incontable. Evidentemente, esa concentración del oponente no podía mantenerse durante todo el encuentro, y su descoordinación llegó por mérito nuestro. Nuestra insistencia conseguía encontrar la puerta para alcanzar la línea de marca. Se llegó al agua con un muy meritorio 19-0, viendo lo expuesto en la yerba.
La segunda mitad, comenzó con un Málaga valentón que en lugar de meterse en sus 50 metros, y alejar el balón pateando, evitó ese riesgo, y apostó por jugar al ruck, y a la melé con la intención de apropiarse del oval. Fruto de su esfuerzo, una marca muy celebrada que los envalentonó aún más. Sin embargo, la reacción local fue instantánea, se puso de nuevo en marcha la apisonadora, brotó el orgullo, se fajaron nuestros delanteros, y si ellos decidieron jugar con el paquete, nosotros decidimos darle el chance. Del enfrentamiento salieron vencedores los científicos. Ganamos los rucks y prácticamente todas las numerosas melés señaladas, y se originó un poco de continuidad jugando algo más a la mano, lo que nos llevó a un definitivo 38 a 5. Un gran premio al esfuerzo frente a un muy interesante rival. ¡Enhorabuena chavales!
Va por ti Jaime.
Paco Alfonso
Fotografía: Eva Martín